Mi Club de la Lucha particular


El aguanieve que barría la cancha de baloncesto apenas nos dejaba apreciar las líneas que delimitaban las zonas. Así eran los partidos en categorías infantiles en el Norte de España. Ni el temporal que arreciaba, ni la gravilla que cubría toda la pista, ni la inalcanzable desventaja en el marcador nos iba a frenar para jugar con las mismas ganas e ilusión de una final de la NBA disputada en el Madison Square Garden. Esto era así, y quien no lo entendiera, no sería parte de nuestro equipo.

 

 

 

Por eso, nadie se extrañó cuando Rafa, nuestro compañero que disfrutaba de menos minutos de juego durante toda la temporada, se lanzó rodando por el suelo a por la pelota como si no hubiera mañana. Aún a sabiendas de lo difícil que era recuperar la posesión, que poco tenía que ganar y muchos golpes que recibir, su cuerpo se arrastró por el encharcado suelo, a pesar del frío, de la lluvia, y consiguió el objetivo. Para cualquier otro recuperar un balón 30 puntos abajo será una victoria mínima. Eso será para otros. Para nosotros se trataba de un gesto de superviviencia, de que en cada balón nos iba la vida. Una arenga al grupo. Un mensaje a nuestro corazón. Efectivamente no nos ibamos a rendir, ibamos a luchar hasta el final, hasta el último segundo de la contienda.

Además de mis compañeros de equipo colegial, yo tengo ahora Mi Club de la Lucha particular. Un ejército de gladiadores siempre preparado para pelea. Antes colegas partido a partido, ahora guerrilleros del día a día. Están por todas partes, sólo hay que fijarse en tu entorno más cercano. Lucas, mi panadero, que siempre se preocupa por la salud de los ancianos. Carlos, mecánico en el taller de coches, que a pesar de su tendinitis crónica sigue al pie del cañón. Joaquín y Fernando, emprendedores a la española, innovando vía redes sociales para velar por su negocio y la salud de los clientes de su gimnasio. Mi amigo Ismael, navegando en mares desconocidos mientras escribe uno de los mejores Blogs en castellano.Vicente Ramos, en la foto superior, volando hacia un destino desconocido, y no quiero olvidarme de la pareja de señores mayores que atienden la última tienda de ultramarinos del barrio, festivos hasta las diez de la noche incluídos.

A todos ellos los incluyo en Mi Club de la Lucha, además, de los que en circunstancias nuevas y difíciles luchan día a día para conseguir grandes y pequeños objetivos. Y sobre todo, a mi amigo Rafa, protagonista del post, que con su actitud espero que la haya ido bien en la vida.

Where is my mind? Pixies. El Club de la Lucha.

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en actitud, alma, Artículos, Baloncesto, Basket, blogs, Coraje, corazón, Empatía, Emprendedor, Entusiamo, Lucha, Motivación, Pixies. Guarda el enlace permanente.

12 respuestas a Mi Club de la Lucha particular

  1. Pingback: Chico de provincias | Basket and Talent

  2. Pingback: Actitud 2014 | Basket and Talent

  3. Flames dijo:

    Otra frase de cine, parecida a la pronunciada por Ben Rumson:

    “Hay dos tipos de personas: las que consiguen lo que quieren y las que no se atreven a conseguir lo que quieren.” (Ciudadano Kane, 1941)

  4. johnflames dijo:

    Aprovechando que el otro día emitieron LA LEYENDA DE LA CIUDAD SIN NOMBRE, pongo aquí uno de los diálogos memorables:

    Horace Tabor: ¿Te marchas, Ben?

    Ben Rumson: No.

    Horace Tabor: Yo tampoco. Creo que hay dos clases de gente en el mundo: los que se marchan y los que se quedan. ¿No es cierto?

    Ben Rumson: No, yo no lo creo.

    Horace Tabor: Pues, ¿qué crees tú?

    Ben Rumson: Pues que hay dos clases de gente: los que van a alguna parte y los que no van a ninguna. Eso sí que es cierto.

    • Alejandro Peña dijo:

      Uno de mis diåligos favoritos. Que temazo de canción y qye que interpretación . QUÉ TODO. Otra frase que pide post… I was born under a wondering star…★

  5. Jonás InDyZ dijo:

    Increíble canción, imprescindible película e impresionante blog. Un abrazo Alejandro.

  6. Flames dijo:

    En mi colegio había un cura que creo que era del club de la lucha, un visionario.

    No diré el nombre por respeto.

  7. Alejandro Peña dijo:

    Gonzalo, lo tuyo siempre fue el rugby y los tribunales.

  8. gbotas dijo:

    ¡Tío!
    Que vosotros nunca ibais 30 por detrás, esos éramos nosotros sistemáticamente, ese Rafa era de mi equipo fijo, aunque no recuerdo quien.

    En fin un abrazo, y cuanta razón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s