Los talentos perdidos


Si hubiera vivido en Indiana o Carolina del Norte, seguro que un cazatalentos le hubiera descubierto. Pero no, esto era la cuenca minera asturiana, y aquí sólo se hablaba de huelgas y fútbol. Un deportista con camiseta de tirantes no era bien visto. Se hacía raro un chaval lanzando a canasta todos los días, a todas las horas, bajo el orbayu y la densa nieblina de los valles.

La crisis consumía la economía de las familias, y, las empresas, sobrevivían en un ambiente colapsado por las revueltas sociales. Primero, abandonaron el equipo varios compañeros llamados por sus padres a trabajar dentro de la mina. Más tarde, les abandonó el patrocinador que apoyaba su concurso en la liga regional. Si alguna vez tuvo un sueño de triunfar, se esfumaba y a nadie le importaba. Sólo él conocía su potencial, su calidad y talento para el baloncesto. Era el mejor y ya no podría demostrarlo. Había otras prioridades. Por eso, cuando algún capullo destrozó la canasta, nadie la quiso reparar. No había dinero ni ganas. Además, si la arreglaban, volverían a romperla. Y así la dejaron durante años.

Estaba impactado. Y no era precisamente por el granizo que me golpeaba la cara en pleno mes de Mayo. Acababa de disfrutar en el cine de la película más conmovedora en años. No me lo esperaba, y eso Searching Sugarque había leído maravillas sobre la vida de un músico cuyo talento se difuminó en el aire como lágrimas en la lluvia. Un perdedor, un poeta, una voz especial que creyendo ser un fracasado en su país, triunfaba sin saberlo en otras partes del mundo. Una cinta que invita a reflexionar sobre los talentos perdidos y nunca recuperados, sobre los talentos dispersos que nadie ha descubierto, sobre la tristeza de no explotar la capacidad de uno mismo. Pero sobre todo, muestra la  importancia de vivir con dignidad por encima de cualquier  triunfo personal e inmediato. El talento real es el que te permite afrontar con energía la vida de frente. Una gran lección que nos ofrece la emocionante e increíble historia que relata la película Searching for Sugar man. Una historia que no se transmite por el boca a boca. Se traspasa corazón a corazón, alma a alma. Y ahí lo dejo.

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en alma, Alto potencial, Artículos, éxito, Baloncesto, corazón, Dignidad, Honestidad, Rodriguez, Searching for sugar man, Talento. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Los talentos perdidos

  1. Víctor Pérez dijo:

    Maravilloso artículo y maravillosa película.

  2. Flames dijo:

    No me pierdo la peli.

    • Alejandro Peña dijo:

      No debes. Si no se estrena en alguna provincia, ya la dan en filmin.es
      Y los dos discos de Rodríguez son muy buenos.

  3. @MalditosManolos dijo:

    Coincido plenamente con tu post!! Arriba los Talentos Perdidos, fuera los mediocres!

    • Alejandro Peña dijo:

      Arriba los talentos perdidos, los ocultos, los tímidos… Y que haya personas que los detecten y los promociones. Gracias por tu comentario MM.

  4. Alejandro Peña dijo:

    A ti por cedernos la foto. Y, como no, recomendar tu web a todos los lectores del Blog! http://pelayolacazette.wordpress.com/

  5. PelayoLacazette|fotografía dijo:

    Gran post, como acostumbráis. Y gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s