Reflexiones bajo cero


Artículo de Jenaro Díaz. Entrenador Ayudante en el BC Khimki de Moscú y en la Selección Española de Baloncesto.
Reflexiones a 20 grados bajo cero

Reflexiones a 20 grados bajo cero

Los pequeños recuerdos nos salpican como gotas de agua fresca, o como esa gota molesta intermitente que cae sobre nuestra frente imaginaria. El valor de la memoria es infinita porque en ella se encuentra la semilla de nuestros “futcuerdos” (los recuerdos que sucederán en el futuro). ¿Quién se crea a si mismo los recuerdos?. ¿Quién lo hace cuando es un naufrago de su propio barco?. En vez de buscar una tabla o fuerzas para nadar, busca la excusa, busca el culpable. Porque recordamos lo que hacemos mal grabándolo en nuestra cabeza como una conducta, incluso como un hábito, y no somos capaces de jugar positivamente con nuestros recuerdos. Todos aquellos que son capaces de crear su escenario, serán competentes para transformarlo cuando la mente lo invada de pensamientos negativos, deseos obsesivos y desfocalizaciones; para seguir nuestro camino, a la vez que lo que creamos es importante la gestión de la autoconfianza, de la autocomunicación.
Debemos saber crear nuestro escenario, sorprender para generar intuición y creatividad. Quién sea capaz de cerrar la oficina y convocar vía SMS una reunión urgente suspendiendo la agenda de los participantes para celebrar un desayuno de trabajo (todos preparados para recibir una noticia grave, todos alerta), y tu saltas sus muros, les invitas para darles las gracias por su trabajo y pedir perdón por que a veces no eres el mas “humano”. Agradecer y pedir perdón dignifica. Soy de los que piensa que después de un buen día de trabajo (de un partido), deberíamos quedar al día siguiente (en vez de descansar), para grabar esos buenos recuerdos, esas buenas sensaciones, y reunirnos un tiempo de manera informal para repetir todas aquellas cosas que no se pueden olvidar y….generar nuestros futcuerdos…
Qué bueno es Ricky cuando se pone el disfraz de base como ejecutor de lo que el entrenador le pide, pero qué grande es el cuando se quita la careta y juega, disfruta y se ríe. He conocido a muchos pintores de brocha gorda coloreando paredes bajo el mandato de su jefe: les ordena el color, las capas; pero conozco a pocos que sean capaz de hacer cuadros y murales. Estos no necesitan ser un robot, sólo necesitan un jefe que les encienda la chispa de la intuición y de la imaginación. Fomentemos líderes capaces de delegar, de generar la confianza suficiente para crear y creer (sólo una letra es distinta), crecer (sólo una letra más), para buscar el camino de la creatividad. 
La felicidad no es nada, no es un lugar, no es un camino; la felicidad eres tu mismo jugando en este baile con música que sólo espera a que tu le pongas las letra.
Un pequeño secreto, antes de irme a dormir leo un cuento de mi pequeña biblia “cuentos con alma”; doy gracias por todos los que me ayudan día a día, (tengo un gran equipo). Imagino a mis hijos acostándose, me intento meter en sus sueños y conecto lo que yo llamo paz para el alma, (ahora estoy enganchado a los partidos de Phoenix Suns que serán los últimos de Steve Nash: Uf !!!!!, no tengo palabras. En ocasiones escucho a Van Morrison, Loreena Mckennitt, Kitaro, Javier Krahe, Paula Fernandes). Entonces dejo la luna entrar y que me invada…, igual que al amanecer lo hago con el sol…

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en Adaptación cultural, Alto potencial, Artículos, Baloncesto, Confianza, Credibilidad, Entrenador, Equipo, Mal ambiente, Motivación, Optimismo, Talento. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Reflexiones bajo cero

  1. Tengo que reconocer que era muy reticente con respecto al rendimiento de Ricky en la NBA, pensaba que se la iba a pegar bien gorda. Pero rectificar es de sabios, y me alegro enormemente por él y sobretodo por nuestra selección… que se verá muy beneficiada de su gran crecimiento este año

  2. sraly dijo:

    Bello texto, bella canción, bella reflexión. La creatividad nace de la libertad, de dejarnos llevar. Vivimos en la opresión de los miedos, los propios y los ajenos, y en esta cácel de emociones nos dejamos atrapar por la monotonia. Sonreír no es sólo un objetivo, es una necesidad y un camino.

    Saludos desde Puertatrás

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s