La mirada de Pablo Escobar


Lo que más me gustaba de trabajar en una empresa de cine era ser espectador de las personas. Observarlas desde la media distancia cuando se detenían frente a los carteles de los estrenos; ver cómo escrutaban, discutían y elegían película. Los seguía con la mirada hasta la cola de taquilla, veía en que fila se colocaban y la impaciente llegada de su turno; ese momento cumbre donde adquirían su entrada, su derecho a soñar en una sala cine. Entender su selección, analizar la causa por la que la mayoría no compraba su entrada por Internet y comprender como se gastaban un riñón en un refresco y unas palomitas. Sorprenderme una y otra vez por el voraz interés por promociones de los bares  y asombrarme de cómo entraban al trapo en el juego de la venta en los bares. Atender a los detalles, preguntar el porqué, conocer sus conductas y analizar datos. Y con conocimiento, coherencia y sentido común, reflexionar para lograr que volvieran al cine.

Ahora se pagan pastizales para que un niñato, con barba de cinco días, traje slim fit de Anglomanía, corbata de Scalpers y calcetines El Ganso, te suelte con desidia una tarjeta como Design Thinking Leader, y, con mirada displicente, te resuma que el cliente debe ser el eje de nuestro negocio, y sin ponerse colorado, te detalle los itinerarios que debe seguir un cliente para lograr el éxito. Todo eso, con una simple visita de media hora al negocio y un vistazo a su Ipad. Y se queda tan ancho. A continuación, el Leader Digital Marketing, éste sin corbata, pero con zapas Converse de esas que hacen reír a los que hemos jugado a baloncesto, te recomienda relanzar tu marca con el influencer o youtuber de moda, ese gurú que guía los gustos de la manada. Mientras todos asienten extasiados,  yo cavilo para mis adentros: “pan para hoy, estupidez para mañana…” Y me sonrío pensando que, evidentemente, es más sencillo captar seguidores gracias al magnetismo de un futbolista evasor de impuestos o a los músculos de un goleador egocéntrico, que buscar referentes reales de nuestra sociedad. Eso, si los hay.

narcos

Pero cuando te asaltan dudas sobre el camino a seguir, Netflix lanza su campaña de Marketing de la serie Narcos, basada en la turbulenta vida del capo Pablo Escobar. Y, con toda seguridad, analizan con profundidad todo el Big Data generado por sus series, siempre apoyado en complejos algoritmos que solo ellos comprenden. Y saben cuando te enganchas a la serie, en que capítulo lo dejas… y hasta cuando vas al baño. Y te masacran en Facebook y Twitter con trailers a cual más ingenioso, pero cuando piensas que todo está perdido, van y complementan su lanzamiento con una campaña offline imbatible.

La esquela de Escobar

La esquela de Escobar

Así, a quemarropa. Porque no hay nada más viejo e inteligente que captar tu atención con pasquines y carteles vintage por la calle; hasta publican esquelas en periódicos y venden tazas cutres, los muy osados. Serán hijueputas, malparios y  berracos! Estos tipos si han entendido el mensaje, saben cómo atarte a una serie, que lejos de ser una obra maestra, te engancha hasta el final. Es evidente que no es El padrino, Uno de los nuestros o El clan, pero estas pillado hasta el último capítulo. Plata o plomo, que diría Escobar, no hay más. Se han apropiado del alma de la serie y te la han proyectado como nadie. Lo han hecho otra vez, como con la ochentera Stranger Things. No es bueno ni malo, es lo que hay. Y hay que aprender.

Pueden crear algoritmos imposibles, analizar miles de datos, contratar decenas de líderes de opinión, pero al final son siempre personas de carne y hueso, con creatividad e ingenio, las que son capaces de captar la esencia de una historia y la intensidad del carácter de un personaje para que llegue a tu corazón. Simplemente, han descifrado la mirada de Pablo Escobar.

En ocasiones, es divertido ser dirigido por campañas masivas de Marketing inteligente, pero es mucho más gratificante buscar más allá, leer a gente interesante o seguir a directores de cine con buenas historias que contar. Lo agradecerás. Y me pregunto, ¿cuánta gente se ha perdido un peliculón como Sing Street por no haber sido lanzada para el mal llamado gran público?

 

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en Artículos, influencer, marketing digital, Narcos, Netflix, Pablo Escobar, Sing Street, youtuber y etiquetada , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La mirada de Pablo Escobar

  1. Flames dijo:

    Por fin he visto la película SING STREET. De lo mejor. Mira que he visto películas de adolescentes, bandas, etc. y no puedo compararla con casi ninguna.

    Antes vi ONCE, que está francamente bien también. BEGGIN AGAIN me gustó menos, pero muy aconsejables las tres.

  2. Flames dijo:

    Precioso artículo. Muchos temas se tocan en él:

    .- El motivo por el que la gente va a el cine; pocas veces he oído tratar ese tema. Quizás por tu hacer profesional te has visto siempre obligado a planteártelo.

    .- Los nuevos “ejecutivillos” y sus idioteces. De ese tema saco la conclusión de que te estás haciendo mayor. Pronto empezarás a ser ese “pureta” que lleva muchos años en el negocio pero que no se adapta a los nuevos tiempos.😉

    .- Las series de TV, su calidad, los motivos por los que las vemos y cómo las apreciamos y por qué. Habría mucho que hablar.

    .- La forma en que las cadenas y productoras llegan a engancharnos y cómo lo hacen. Pero más allá de engancharnos lo que hay que aprender es a ver un poco más allá y a saber apreciar la calidad de verdad.

    No sé si he resumido bien, pero al leer el artículo se me ha ido la mente hacia todos esos temas. Mucho que hablar sobre todo ello.

    Puestos a citar series, voy a mencionar la que esta misma semana me ha tenido en vilo: se trata de ENEMIGO PÚBLICO, una serie belga que pensé que serían 6 capítulos y que resulta que son 10 (y sólo e visto hasta el 8). Eso ha hecho que no supiera si llegaba el desenlace o no. Cuando lo vea veré si se trata del gran guión que aparenta ser o no. Pero la veo superior al de las típicas series que crean un “cliffhanger” aunque luego nada tenga lógica ni coherencia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s