Tiempos Low Cost


La estrategia de la compañía era Low Cost. Sus gastos estaban muy controlados, su imagen sobria y sus palabras medidas. Lo que no me esperaba es que la relación entre las personas de la empresa fuera también Low Cost. Pero que muy Low Cost. Y que los valores que regían sus principios corporativos escritos en papeles. Solo en papeles. Su valores eran de supermercado de descuento, eran una marca blanca. Escritos por todas partes y también incumplidos por doquier, en particular, por la alta dirección.

Dos jóvenes talentosos de esa organización, desconcertados por lo que veían y preocupados por un futuro incierto en su primer trabajo, me pidieron consejo. Les respondí que no sólo desarrollaran sus tareas con seriedad e ilusión, sino que también lo pareciera. Que sus superiores lo vieran, y les demostraran día a día su capacidad. Los dos, chico y chica, se sonrieron pensativos. Escrutando sus rostros pícaros, añadí: “Pero lo más importante es serlo, no parecerlo. Qué os quede claro”.

Sea una organización de miles de trabajadores o una oficina con diez personas, cada acto tiene un mensaje para el grupo. Si se marcan unos principios, se deben cumplir. Y los responsables de velar por ellos son cada uno de los miembros de la compañía, empezando por la implicación personal de sus directivos. Un flujo de información bidireccional, que debe circular desde el Director General al último trabajador, y viceversa. Siempre es necesario un toque humano, una relación de respeto mutuo donde el tiempo será el único juez. Y siempre con altas dosis de generosidad, de agradecimiento y de admiración. Ahí se gana la credibilidad.

Wooden & Jabbar: 40 años

Wooden & Jabbar: 40 años

Pero en ningún caso esta actitud Low Cost es exclusiva de nuestras empresas. Más bien, un reflejo de lo que esta pasando por delante de nuestros ojos en los últimos años. Una corriente donde “todo vale”, pero nadie quiere pagar un precio; ni económico, ni social, ni personal. Una realidad paralela traspasada a las llamadas redes sociales, donde todos opinan como si fueran tertulianos de televisión.

Ese Facebook donde todos son felices.

Ese Twitter donde todos quieren ser ingeniosos.

Ese LinkedIn donde todos son CEOs.

Ese Instagram donde todos son cool.

Actitudes cara a la galería y emociones a precio de rebajas. Una cultura de descuento con final incierto. Una era decadente, que no se explica solamente por un periodo de crisis. Porque hay más. Mucho más.

Políticos capeando el temporal, buscando la ola que les salve del naufragio.             Periodistas que chillan y no convencen. Con más miedo que vergüenza.

Directivos en empresas sin alma, líderes con pies de barro.                             Emprendedores lanzándose a la arena como último recurso.

Cantantes, actores y escritores acomodados, serviles voces culturales.   Futbolistas con un mensaje dopante, siempre vía redes sociales.

Y así todo.

Y en este entorno, ¿dónde encajan esas personas con un caudal ingente de talento? ¿Y los que mantienen una actitud positiva y con valores?  ¿Y cómo visualizas el futuro de los que vienen detrás? Porque lo bueno siempre tendrá un precio, el precio de tu dignidad.  

Se nos toma por bobos, se alimentan los cuervos, se ha perdido la magia, se conjuran los necios. Son los tiempos modernos que nos tocan vivir“.

La evolución de las costumbres – La Mode.

 

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en actitud, Artículos, Baloncesto, Compromiso, Confianza, crisis, Dignidad, Jabbar, Liderazgo, Redes sociales, Talento, WOODEN y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

6 respuestas a Tiempos Low Cost

  1. Pingback: Enllaçant que és gerundi (I) | El Blog del SERVEF

  2. Natalia dijo:

    Esos emprendedores lanzándose a la arena como último recurso me tienen con los pelos de punta estas últimas semanas. Demasiados negocios cerrando por Oviedo, que es desde donde escribo. Parece que hay muchas razones para que sea una de las ciudades mejores para vivir (http://www.lne.es/oviedo/2016/02/07/oviedo-mejores-ciudades-vivir-ue/1879636.html), pero mejor encontramos formas de mejorar la economía pronto o el futuro se presenta crudo de verdad.

  3. Javier Asenjo dijo:

    Fantástico articulo, como es habitual por otra parte. Leo y releo continuamente tu resumen genial (no se puede con menos palabras expresar tanto) de los roles en las redes sociales. “Clavaíto”. Líderes, modelos de referencia, ¿donde están? ¿cómo se les encuentra? Son, cada vez más, los tesoros escondidos de las empresas y de la sociedad.

    • Alejandro Peña dijo:

      Tienes razón, Javier. Efectivamente sí que existen modelos de referencia, pero no son fácil de encontrarlos. Todos están emboscados y lo que se necesita es gente que los detecte y desarrolle. Gracias por tu estupenda aportación.

  4. Pedro dijo:

    Fantástico artículo Alejandro; no puedo estar mas de acuerdo con lo que comentas: son tiempos de baratillo (por utilizar una expresión más patria), en lo económico y en lo moral: se hace difícil encontrar personas que se comprometan y que den ejemplo; las imágenes de Wooden & Jabbar, alumno y maestro durante tantos años, son impagables: esperemos que no sean el ejemplo de un tiempo que nunca volverá.

    • Alejandro Peña dijo:

      Muchas gracias Pedro. Efectivamente, esperemos que no sean un ejemplo de actitudes que no volverán. Y que tengamos claro que no todo vale para conseguir resultados inmediatos. Solo 40 años van entre una imagen y otra. Casi nada…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s