La gran estampida


Ya ha comenzado. Es un secreto a voces. Lo sabe el CEO, el Director de RRHH. y la Responsable de Talento. Es un proceso imparable. El runrún está en la calle, mejor dicho, en la máquina de café de las oficinas. Ya se huele en el ambiente la pólvora del pistoletazo de salida. No tengo ninguna duda, en los próximos meses se va a desatar un movimiento de personas clave dentro de nuestras organizaciones.

Steve McQueen pensando en "La gran evasión"

Steve McQueen pensando en “La gran evasión”

Además, voy a dar una mala noticia. Los directivos de las empresas ya no están a tiempo de retener a sus equipos. Quién no haya realizado un trabajo minucioso y consistente en su momento, no va a poder recuperar las mentes e ilusiones de las personas. Cuando se ha inoculado la semilla del desaliento, la costra de la indiferencia generada en el desarrollo del trabajo de un individuo es irreversible. El reconocimiento a una buena labor debe ser inmediato y auténtico. Ahora la pelota está en el tejado de estos directivos insensibles que han gobernado a golpe de miedo y desconfianza su grupo. Y, que no lo duden, les van a valorar por esa dejadez en la función más importante de su desempeño: gestionar a las personas.

También tengo buenas noticias. Hay personas como Carina Szpilka, ex-CEO de Ing Direct, que nos muestran el camino para gestionar el talento de las personas dentro de las organizaciones, y el rol de los líderes en los tiempos de cambio en que vivimos. Imprescindible para Directivos, pero también para todos los miebros de una empresa, en esta charla que ofreció hace un días en Cinco Días, Szpilka maneja con sencillez y maestría conceptos vitales para el desarrollo de equipos en la era digital a la que nos enfrentamos. Nos traslada su opinión sobre el alma de la organizaciones, acerca del compromiso, de la meritocracia, la comunicación cercana, clara y transparente, la cooperación y complementariedad entre los equipos… Conceptos que parecen simples, complejos de aplicar en realidad.

La gran estampida está a punto de arrancar. ¿Estás preparado? Próximamente en todas sus pantallas (de ordenador). La caza comienza en los mejores perfiles de Linkedin. ¡Suerte!

 

 

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en alma, Artículos, Carina Szpilka, Compromiso, Confianza, corazón, Credibilidad, empresa, estampida, La gran evasión, Motivación, Steve McQueen, Talento. Guarda el enlace permanente.

8 respuestas a La gran estampida

  1. Pingback: Escala sin valores | Basket and Talent

  2. Oscar dijo:

    Fantástico artículo Alejandro! Muy revelador de unas situaciones que se producen con más frecuencia de la deseable, y que durante los próximos años traerán consecuencias en muchos casos irreversibles.
    La motivación empieza en uno mismo, pero desde luego una labor fundamental (sino la más) de los directivos es ser catalizador de esa motivación individual hacia un objetivo común de equipo y compañía.
    Ojalá esta “estampida” sirva como modelo educador para muchos directivos y trabajadores.

  3. Mónica dijo:

    Me ha encantado la charla de Carina Szpilka, no sólo en el contenido, si no también en la forma. Es un placer escuchar a una persona de su experiencia y con los pies en la tierra, expresarse de forma tan clara y sencilla.
    Entiendo que el camino pasa por adaptar las formulas que han funcionado siempre a las posibilidades que nos ofrece la nueva era digital. Un reto de lo más apasionante, especialmente si llegamos a ser capaces de generar nuestro propio trabajo, pero que requiere de mucho tiempo y esfuerzo.
    Creo que la adaptación únicamente se conseguirá si no perdemos calidad de vida en el proceso.

    • Alejandro Peña dijo:

      Muy interesante introducir el concepto de mantener la “calidad de vida” dentro del debate. Creo que falta por definirla dentro del entorno cambiante en que vivimos… y, que a esos cambios continuos tenemos todos que adaptarnos porque se trata de una nueva forma de vida.

      • Mónica dijo:

        Tener en cuenta la calidad de vida (=nivel de satisfacción, sentirse bien emocionalmente) es fundamental para que funcione este proceso. Darnos a conocer en tweets, identificar las necesidades de nuestras comunidades mediante las publicaciones de sus miembros en facebook, estar disponibles por whatsapp a cualquier hora, contestar a e-mails procedentes de otra parte del mundo acerca de nuestros servicios, todo ello, puede ser muy estimulante, ahorrar gastos y ofrecer un servicio mejor a los clientes, lo que genera rentabilidad… pero son funciones que se suman a las que había antes y que restan tiempo de descanso y desconexión del trabajo, lo que es muy necesario es para poder desarrollar nuestras funciones de forma adecuada y sentirnos bien en general. Quizás sea cuestión de pasar esta primera fase de adaptación que siempre hay que pasar con la nueva tecnología. De momento oigo muchas quejas de personas que se sienten sobrepasadas con la situación y creo que es necesario gestionar bien la adaptación para que podamos beneficiarnos realmente de ella.

  4. Pingback: #RRHH #Liderazgo : La gran estampida | Making #...

  5. Alejandro Peña dijo:

    Excelente la frase de Nacho Vegas. Un par más del recomendable video de Szpilka: “El compromiso de los equipos sólo es consecuencia del trabajo”, y “La clave del cambio está en uno mismo”.
    Gracias por la aportación, Armando.

  6. Armando dijo:

    Es curioso, por circunstancias de la vida, en muy corto espacio de tiempo me ha tocado vivir las dos situaciones.
    En una, mi última experiencia laboral consistente, la empresa entró en concurso de acreedores y, sin embargo, muchos de sus equipos (y hablo de equipos, no de indviduos) han conseguido continuar, de una manera u otra, desarrollando su actividad.
    En la otra “empresa”, que aún se mantiene en el mercado, el ambiente creado es de tal desencanto que la gente se va incluso en peores condiciones laborales; aunque sólo sea por la ilusión de dejar atrás tal cúmulo de despropósitos y hastío.
    ¿La diferencia? Sin duda, distinto compromiso y comunicación (la meritocrácia, como canta Nacho Vegas, “es una expresión que me hace gracia”).
    Sinceramente, me gustaría que la segunda situación se pueda revertir y desde aquí mi mayor admiración al que lo consiga. A veces, un cambio de entrenador te lleva en pocas semanas a cambiar totalmente la dinámica del grupo e incluso ¿quién sabe? en temporada y media a hacerlo campeón.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s