El Amado Líder


Su enfermiza obsesión por el control de su entorno profesional hizo de él un personaje tan temido como odiado. Su obstinación por magnificar cualquier detalle sin importancia, era el comienzo de una serie de descalificaciones, que se acercaban peligrosamente a las vejaciones personales. Su perfeccionismo al supervisar a sus colaboradores era una simple excusa para humillar a su equipo. Pero, en ocasiones, cuando los resultados soplan a favor en una organización, la gestión interna de la compañía y el trato personal se olvidan.

kim-jong-il-340x340Sus legendarios cambios de humor eran soportados estoicamente por su equipo. Entraba dentro del sueldo, las ventas le avalaban y los bonus a repartir eran sustanciosos. Todo era parte del juego. O tragabas o te marchabas. “Esto es lo que hay y yo no pienso cambiar“, solía decir.

 

Su mente cortoplacista y su necesidad de conseguir objetivos de inmediato, por encima de la personas, de las formas, era su prioridad absoluta. Sus decisiones eran norma de ley y sus procedimientos se cumplían de forma inminente. Lo que no decía era que estaba hipotecando el futuro.

Su estilo de gestión de personas sólo ha sido granero de colaboradores serviles. Un equipo manso ascendido por obra y gracia de él mismo. Un grupo endogámico llamado a ensalzar al Amado Líder, y a promulgar su palabra por todos sus territorios. Cuando el grupo sólo trabaja para cumplimentar y satisfacer al líder, su visión de negocio no es objeto de debate, al menos en su soberana presencia.

Cuando el ego entra por la ventana de tus ojos, la humildad desaparece de tu corazón.

Cuando sus miedos se apropian de tu voluntad, se transforma en pánico dentro del equipo.

Y es que cuando a El Amado Líder le gusta seguir siendo El Amado Líder, su liderazgo tiene fecha de caducidad.

Lana Turner y Kirk Douglas en "Cautivos del mal"

Lana Turner y Kirk Douglas en “Cautivos del mal”

Los  diálogos de la magnífica película de Vicente Minelli, Cautivos del mal, siempre son fuente de inspiración. En un momento de la cinta, al personaje interpretado magistralmente por Kirk Douglas le dicen:Para dirigir una película es imprescindible tener humildad“.  Y para liderar un equipo, gestionar una empresa. Y para navegar por la vida.

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en actitud, Amado Lider, Artículos, Cautivos del mal, Compromiso, ego, Liderazgo. Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a El Amado Líder

  1. Pingback: Están robando mi baloncesto | Basket and Talent

  2. Que gran reflexión, y la pena es que existen muchas empresas con “Amados líderes”. Mientras hayan números, la gestión de las personas pasa a un segundo plano, como si no tuvieran nada que ver en esos números en cuestión.
    Hay que saber educar a los líderes y a las personas que los dirigen. Porque un líder no es una persona que ordena, sino una persona que acompaña, que guía, que aconseja, que te saber llevar por el camino. Un buen líder es el que trabaja contigo hombro con hombro para sacar la empresa y los proyectos adelante (cada uno en su papel, por supuesto), pero no mandando desde arriba, sino empujando desde tu lado.
    En muchas ocasiones hacen falta buenos líderes, y por supuesto, buenos trabajadores también.

  3. johnflames dijo:

    Puestos a hablar de líderes…… en el Cine uno de los que más recuerdo era …. un zapato. O una calabaza.

    • Alejandro Peña dijo:

      Ese era un gran lider… algún día tendremos que escribir de La vida de Brian, aunque el talento de Monty PYthon inspira demasiado respeto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s