Tirando tabiques


Una playa del Norte. 22 grados, claros en la costa y amenazan las nubes desde las montañas cercanas. Conversación al borde de un mar, extrañamente calmado. Por una vez no hablamos de deportes, películas o chicas, que tampoco está mal. Charlamos de situaciones personales, de futuro. Y va Rubén y suelta de sopetón: “Yo en vez de salir de mi zona de confort, me dedico a tirar tabiques para seguir igual”.

Cue mia

Ahora que se cumplen dos años del inicio de este Blog, cada vez me interesan más los pensamientos a contracorriente. Personas que expresan lo que es, más que lo que debería ser. Me explico. Todos nosotros nos dedicamos a ofrecer consejos, que somos los primeros en no cumplirlos. A escribir post sobre cosas que nos gustaría que pasaran, pero en realidad no ocurren. Sobre cambios de comportamiento, gestión de personas, trabajo de equipo, liderazgo… ¡Qúe fácil es lanzar ideas o propuestas, y qué difícil es traducirlas en resultados!
Por esto mismo, cuando alguien cercano es capaz de trasladarnos un pensamiento propio y original, nos alegra. No quiere decir que esté de acuerdo con nosotros, simplemente que lance una reflexión real dentro de un entorno real. La aceptación de un problema delicado es el inicio del cambio y de su solución. De uno mismo depende en traducirlo en evolución personal.
Lo mejor de todo, es que ese era exactamente el objetivo de nuestro Blog. Sólo con que una persona pensara cinco minutos sobre un artículo, escribiera un comentario aquí, vía Twitter o Facebook, recordará un pasaje de una película, sonriera ante una foto de un jugador de baloncesto legendario, o pinchara de nuevo la discografía de un grupo olvidado en la memoria. Simplemente entretener durante un segundo. Pensar un rato. Eso es todo.

“And like Jericho
Yes, walls can come tumbling down” The Style Council

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en actitud, Artículos, Baloncesto, Motivación, Redes sociales, Talento, Zona de confort. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Tirando tabiques

  1. Pingback: La zona imantada | Basket and Talent

  2. Flames dijo:

    Dos reflexiones:

    1.- En realidad lo de “tirar tabiques” refleja una paradoja; por un lado se derriban muros y por otro lado se tiene la honestidad de decir que no se sale de la zona de confort. En cualquier caso se toma una decisión y se cambian las cosas. Lo malo es no actuar, dejar que todo sigue igual. El tomar una decisión y hacer algo diferente ya es positivo. Yo, como procastinador nato lo valoro positivamente; de hecho me iba a presentar a un campeonato de procastinadores…. pero al final no me presenté.

    2.- Lo de “pensamientos contracorriente” también lo valoro mucho; y por las mismas causas que comentas en el post: porque suele reflejar un pensamiento o unas ideas PROPIAS y no prestadas del último titular de la prensa o tertulia radiofónica. Hay un tipo de ideas que llamo “fáciles”, aquellas que parecen incontestables y que te hacen parecer más listo, pero vacías de contenido. Por eso me quito el sombrero cuando alguien dice algo propio y que ha pensado por sí mismo.

  3. Alberto dijo:

    Leyendo este post de Alejandro, y al hilo de zonas de confort y tabiques, me viene rápidamente a la memoria una experiencia personal que puede considerarse una “tercera vía” en esta interesante discusión: hace años en cierta empresa en la que yo era jefe de Recursos Humanos, un directivo, ciertamente con buena cualificación y experiencia, me comunicó su intención de dejar la empresa. El motivo era básicamente que, tras años en la compañía sin que según él sus propuestas e ideas fuesen escuchadas, se “había cansado de darse golpes contra la misma pared”. Con atrevimiento por mi parte, pues yo era por entonces un joven profesional de Recursos Humanos y él un “senior” altamente cualificado, le dije que a veces en esas situaciones de “burnout” cambiar de empresa puede que no sea la solución, pero al menos la pared con la que golpearse es distinta… 😉 ¿Somos capaces de derribar nuestros muros mentales y buscar una perspectiva diferente ante una situación que nos bloquea o pretendemos derribar los tabiques a cabezazos?? Como diría Rubén, el auténtico de la historia de Alejandro, ahí lo dejo…

  4. Natalia dijo:

    Enigmática reflexión esta de Rubén, sea quien sea…Claro que cada uno sigue el camino que quiere y cuando quiere, y que aceptar es una vía, pero…¿le funcionará o no?

    Yo creo que aceptar y cambiar no tienen por qué ser excluyentes y a mi me funciona alternar las dos direcciones. En cuanto a los cambios, a veces tomando la iniciativa (¿o no existen otras zonas imantadas?), y otras, porque no queda más remedio. Me imagino que como casi todo el mundo.
    De todas formas, si que creo que saber lo que pasa y lo que es realmente importante para cada uno (no lo que debería ser) es necesario para sentirse bien. Y a continuación, aprender la forma de conseguir lo que uno necesita. Existen muchos recursos para conseguir cambios de forma práctica y realista. Eso sí, se necesita educación y un poco de esfuerzo.
    Qué sigan esos posts (y comentarios)!

    • Alejandro Peña dijo:

      Gracias Natalia por profundizar en el tema. Parece que el concepto de la zona de confort imantada ha calado en Nuestra fantástica y reflexiva audiencia. Tenemos difícil mantener el nivel de los comentarios en nuestros post. ¿Qué pasa cuando alguien realmente no desea salir de su zona de confort?

  5. Rubén dijo:

    Simplemente aceptarse,dentro o fuera de cualquier zona en la que elijas vivir,saldré de mi sofá cuando yo me canse de el,no cuando tu(ellos,otros,todo Illinois…)decidas por mi que es aburrido.A propósito,se le podrán poner ruedas y motor a un sofá?mejor dejarlo para otra ocasión,escribir tanto me ha agotado.

  6. malva dijo:

    Me encanta el concepto de tirar tabiques, eso implica q al menos haces algo en tu zona!
    Enhorabuena por el post, como siempre tirando a diana

  7. Pepo dijo:

    Lo difícil es tomar la decisión. La zona de confort parece imantada y salvo que uno de esos tabiques caiga en la dirección equivocada (o te mueves, o te aplasta) no abandonas la zona. Luego el instinto de supervivencia hace el resto y descubres, a veces con asombro, que el cambio es para mejor.

    • Alejandro Peña dijo:

      Me gusta el concepto de zona de confort imantada. Puede ser el título de un nuevo post…. Muchas gracias por la ingeniosa participación!

  8. Alejandro Peña dijo:

    Gracias Pau. Lo que nos motiva a nosotros es que gente como tu nos siga y nos traspase sus impresiones. 😉

  9. Pau dijo:

    Fantástico. Conmigo conseguís ese objetivo de poner en marcha una serie de neuronas y conexiones. Admiro la honestidad con la queexpones los temas y las vivencias. Gracias por compartir estos pequeños momentos.
    Me veo reflejado en muchas de las cosas que comentas, escribes, o cuelgas. Tenéis un ferviente seguidor!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s