Mentes bajo sospecha


No se puede iniciar una nueva etapa cuando la anterior no ha terminado. Más bien, cuando no la dejan finalizar. Flotando entre telediarios clonados y promesas incumplidas, el mundo avanza a velocidad de crucero. Pero nosotros damos un paso a adelante y tres atrás, a golpe de informaciones erráticas y de realidades incompletas. Es un hecho que nadie nos va a ayudar. Es más, si pueden, nos darán el empujoncito que nos lanzará al vacío. Qué nadie lo dude. Y los que deben estar llamados a liderar esta revolución colectiva, atrincherados en su área de confort, o heridos de gravedad en su autoestima. Mientras, el relevo esperado, vagando por el mundo buscando su propia salvación, y renegando por no ser profetas en su tierra. Ni profetas, ni abogados, ni obreros, ni dependientes, ni ganaderos, ni médicos… Ni nada de nada.

Elegante Ginobili

Una mente brillante. El tiro final. Foto Eluniversal.com

A él le da igual. Es de los que lo intentan hasta el final. Su concentración y determinación personal está por encima de toda sospecha. No se deja llevar por la corriente, se marca un objetivo y no ceja hasta conseguirlo. Por eso nos gusta, porque su presencia justifica ver un partido completo. El talentoso jugador de básquetbol argentino Manu Ginobili, uno de los nuestros, era criticado por sus decisiones al final del juego del pasado lunes. Parecía una velada para olvidar. Fallo tras fallo. Otro hubiera llegado frustrado al desenlace de la contienda. Pero entonces, en vez de esconderse, apareció el genio en forma de una suspensión en modo super lento. Un lanzamiento eterno que daba la victoria a su equipo en el último suspiro de la segunda prórroga. La voluntad individual venció una vez más a un destino inexorable. Su voluntad.

Lo que ahora necesitamos es un ejército de mentes frescas, que no tienen que ser necesariamente jóvenes. Mentes abiertas, más que brillantes, que no tienen que ser obligatoriamente revolucionarias o disruptivas. Mentes comprometidas con los objetivos de una comunidad, en sintonía con la realidad de un país en un entorno cambiante, y que no generen sospechas sobre su integridad. Mentes valientes para afrontar zancadillas en un futuro incierto. Mentes con el sello español, sin artificios Marca España. Nuevas mentes para transitar entre un fin de ciclo, y una nueva y retadora etapa.

“Y que no se puede construir nuestros sueños
sobre mentes sospechosas…”  Suspicious Minds – Elvis Presley.

Versión de Fine Young Cannibals.

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en Artículos, Baloncesto, Basket, coach, Compromiso, Confianza, Decisión, Equipo, Ginobili, Mente, Talento. Guarda el enlace permanente.

9 respuestas a Mentes bajo sospecha

  1. miguel dijo:

    Muy bien por el ARGENTINO Emanuel Ginobili…

  2. Pingback: 10 tuits y una canción | Basket and Talent

  3. Flames dijo:

    “Lo que ahora necesitamos es un ejército de mentes frescas, que no tienen que ser necesariamente jóvenes. Mentes abiertas, … Mentes comprometidas … Mentes valientes…Mentes con el sello español, … Nuevas mentes para transitar entre un fin de ciclo, y una nueva y retadora etapa.”

    ¡Contad conmigo!

  4. gbotas dijo:

    Sin duda Alejandro, eso es así, pero primero como “el manu” hemos de vencer las resistencias del sistema y de todos los inertes.

    • Alejandro Peña dijo:

      Creo que lo más complicado es el cambio de sistema o de las gente que lo gestionan… Pienso que encontrar mentes abiertas no iba a ser un problema.
      Un saludo Gonzalo!

  5. Pingback: Mentes bajo sospecha

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s