La canasta sin tablero


A él no le podía la presión. Ni cuando asumió la dirección de la empresa, ni años antes, cuando como jugador de baloncesto, siempre se jugaba la pelota decisiva de los partidos. Tampoco le pesaba la responsabilidad para tomar decisiones por muy duras que fueran. Por eso le pagaban, y no pensaba delegar ni esconderse cuando venían mal dadas. Había aprendido a controlar la ansiedad acumulada en mil reuniones, y esconder sus sentimientos era su arma más peligrosa para solventar las numerosas zancadillas que sufría. Someter a sus rivales se había convertido en un juego, su magnetismo personal era legendario, y los personajes que le rodeaban lo sabían. No sabía ciertamente si le respetaban por su capacidad o porque le tenían miedo. Seguramente un poco de todo. De todas formas, lo único seguro es que esperaban que resolviera una vez más la difícil papeleta, abriera la chistera y salvara el futuro de todos ellos.

La canasta sin tablero. Foto de Amio Cajander. (Pontemaceira - Ames).

La canasta sin tablero. Foto de Amio Cajander. (Pontemaceira – Ames).

Pero ahora era diferente. Era él quien había perdido la fe en su equipo. Ya no se identificaba con los valores que habían hecho de su compañía un referente a seguir. Su motivación había desaparecido a medida que crecía la ambición de sus colegas. Habían pasado de trabajar por un objetivo común, a apuntarse logros de forma individual para mayor gloria de sus respectivos egos. Su único afán de lucha era por aparecer en cualquier revista económica de prestigio.

Miró fijamente uno por uno a sus camaradas. Y no vió nada en sus miradas, salvo un interés personal en salvar su cuello por encima de cualquier otra cosa. Nada de pensar en el bien del grupo, ni de la compañía. Sólo en ellos mismos. Puede que fuera culpa suya, que no supiera proyectar su compromiso en todos ellos. Puede que su actitud ya no fuera tan exigente. Puede que no tuviera la pasión suficiente para seguir adelante.

Cerró un segundo los ojos. Y por un momento, sus pensamientos volaron a la casa de sus abuelos, al patio de gravilla donde le instalaron un aro de hierro soldado a la pared de la casa. La piedra de cantera hacía de irregular tablero que le obligaba afinar su puntería para conseguir anotar apoyándose en tal caprichoso tabique, y además, se convirtió en una trampa segura para los rivales que osaban retarle en tan peculiar escenario. Allí ensayaba interminables sesiones de lanzamientos a canasta. Años después, los repetiría en la mejores canchas de baloncesto de Europa.

Debió dormitar unos segundos. Cuando le golpearon en el hombro el ya estaba muy lejos de la reunión. Su energía estaba orientada en otra dirección. Sonrío y desapareció para siempre. Volvía a su casa.

So let your heart shine everyday. And let the glow light your way. I´m running home… “Home” – Mechanismo.

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en Artículos, Baloncesto, Compromiso, Confianza, Credibilidad, crisis, Decisión, Esfuerzo, Intuición, Motivación, Pasion. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a La canasta sin tablero

  1. Pingback: La canasta misteriosa | Basket and Talent

  2. Flames dijo:

    Por aportar algo al blog…. un pequeño debate: ¿cuál es tu (vuestras) películas preferidas de baloncesto? Ya se sabe que hay un montón de películas de baloncesto y superación (que es de lo que trata este blog). A mí me gustan todas, pero al final las guardo en la memoria como una sola, ya que son casi todas iguales: instituto, entrenador con su última oportunidad (tanto en el baloncesto como con su novia), chico blanco super-buen tirador con principios religiosos, chico negro super-rápido pero con problemas en casa, chico negro super-alto pero que va mal en los estudios, problemas raciales entre ellos, etc.

  3. ruben dijo:

    compromiso, actitud, pasion, palabras fundamentales en un proyecto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s