La memoria selectiva


Con la colaboración de Joaquín Del Castillo. General Manager Sport Club Gimnasio Gaztambide – Madrid.

Todos tendemos a distorsionar los recuerdos, a tergiversarlos a nuestro antojo con el objetivo de hacerlos más agradables. En otras ocasiones, algunas personas manipulan los hechos deliberadamente para que se consideren más creíbles. En un país como el nuestro, donde el factor humano debería ser un elemento positivo a la hora de regir nuestras relaciones, somos capaces de deformar la realidad con tal de hundir a un enemigo, aunque haya realizado un excelente trabajo. Y no hay nada peor que un líder de una organización rencoroso, que se nutra de desavenencias personales y resentimiento a la hora de tomar decisiones.

Durante años, dos jugadores lucharon dentro de la cancha al límite del reglamento. Uno blanco y otro negro. Uno español y otro norteamericano. Ninguno daba un paso atrás, partido a partido la tensión y la rivalidad aumentaba. Saltaban las chispas en el poste bajo en medio de las miradas desafiantes de Fernando Martín y Audie Norris. Sobraban compañeros de equipo, entrenadores, espectadores, e incluso la televisión. Sólo estaban ellos peleando cuerpo a cuerpo. Luchando uno contra uno se encuentra la esencia propia, la naturaleza del juego y de la vida misma. Su destino estaba unido, y cuando uno de ellos desapareció en un accidente, el otro perdió su motivación principal. Después de sus fuertes enfrentamientos que han pasado a la historia del baloncesto, sorprendió a muchos que el americano Norris llorará como un niño la muerte del legendario Martín.

La libre competencia entre personas o empresas nunca pueden ser el origen de una hostilidad que traspase el ámbito profesional. La digna pugna por un objetivo laboral o personal se debe compatibilizar con la honestidad y ética indispensable a la hora de ejecutar los trabajos. El respeto entre las personas siempre estará por encima de las decisiones de las compañías, y ahora más que nunca, se espera una conducta ejemplar de directivos y dirigentes. Todo esto esperan miles de jóvenes de nosotros para no huir de la situación actual, de la que en mayor o menor medida todos somos cómplices.

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en Adaptación cultural, Alto potencial, Artículos, Baloncesto, blogs, coach, Compromiso, Confianza, Credibilidad, Empatía, Equipo, Intuición, Liderazgo, Talento. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La memoria selectiva

  1. Alejandro Peña dijo:

    Cambia de club. Un saludo.

  2. muchapalabrería dijo:

    Todo esto es muy bonito desde fuera.ya en los cursos de entrenador te dicen,-o por lo menos, te decían en mi época-, que en categorías inferiores no se les debe hablar de ganar, sino formarlos como jugadores,como deportistas y como personas. Y cuando te sacas el título y empiezas a entrenar en tu primer club, o escuela municipal,el primer día ya te dicen abiertamente : “Este año tu equipo tiene que ganar todos los partidos posibles” .Hasta en minibasket.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s