Líderes con pies de barro


Líderes sin ideas originales, que sólo rehacen planteamientos de otras personas haciéndolos suyos, reinventores de la nada con el único objetivo de sentirse bien y parecer ocupados. Jefes que no dan la cara, camuflados en la desidia general y mimetizados con colegas que esperan el final del naufragio. Directivos que consideran que la redes sociales son un invento del diablo, y otros crédulos de los gurús del Social Media, que confían en ellos como medio de comunicación que solvente todos sus problemas. Tiempo de desorientación en organizaciones que patinan ante su desconocimiento propio y del entorno social y empresarial donde desarrollan su actividad. Equipos convalecientes de una Dirección sin rumbo claro, que no son conscientes de la pérdida diaria de credibilidad que degenera en la desmotivación que asola a los mandos intermedios y grupos de trabajo dentro de las empresas.

En tu organización, ¿hay alguien que aglutine y motive al equipo como en la foto?

Arengando al equipo.

Arengando al equipo.

En la NBA nos encontramos esta temporada liderazgos curtidos en mil batallas como los veteranos Tim Duncan o Paul Pierce, la aportación del talento y diversidad cultural del argentino Manu Ginobili y del francés Tony Parker, arrogantes y soberbios jefes como Lebron James, jóvenes sobradamente preparados como Kevint Durant o geniales e imprevisibles creadores como Rajon Rondo. Estilos diferentes de liderazgo para cada momento: para cambiar, para reinventar, para conservar, para arriesgar, para mantener la calma en la derrota y asimilar con serenidad la victoria.

Un líder multifuncional y versátil con capacidad para proyectar su carisma y conocimientos a su equipo, o diferentes jefes con una cabeza visible que acomode los egos de su tropa. Es hora de tomar decisiones y no fallar, de elegir el estilo de dirección de nuestras organizaciones acorde a las necesidades del momento. Y a cambiar y adelantarse a los acontecimientos cuando sea pertinente con agilidad y dinamismo. Nunca nos hemos enfrentado a este enemigo tan difuso como es un futuro incierto. Pero quién conduzca a su equipo ligero de equipaje y sin barro en sus pies, manteniendo el foco en objetivo final y gestionando las emociones del grupo que le acompaña, no se desmoronará. Todo lo contrario, será más fuerte cuando sobreviva.

El futuro estaba totalmente abierto, el cielo era el límite“.   Into the great wide open – Tom Petty & Heartbreakers

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en Adaptación cultural, Alto potencial, Artículos, Baloncesto, coach, Compromiso, Confianza, Credibilidad, Empatía, Entrenador, Equipo, guru, Liderazgo, Optimismo, Redes sociales, Talento. Guarda el enlace permanente.

13 respuestas a Líderes con pies de barro

  1. Reblogueó esto en Basket and Talenty comentado:

    Se retira Paul Pierce, un ejemplo que protagoniza ‘Líderes con pies de barro’.

  2. Pingback: Tiempos Low Cost | Basket and Talent

  3. Pingback: Chico de provincias | Basket and Talent

  4. Pingback: Corazones sin alma | Basket and Talent

  5. Pingback: El líder honesto | Basket and Talent

  6. Pingback: El quinteto ideal | Basket and Talent

  7. alejandropena-jenarodiaz dijo:

    A vosotros Villacan. Creo que compartimos con Argentina los mismos problemas. Un saludo!

  8. villacan dijo:

    Muchas Gracias, muy buen artículo, por aquí bien sabemos de a lo que refiere la nota. Un abrazo

  9. alejandropena-jenarodiaz dijo:

    Gracias a ti Patricia. Encantados de ser leídos en Argentina!

  10. Excelente, y excelencia! Gracias…www.circulosdetambores.com.ar

  11. Pingback: Líderes con pies de barro | Business in Bajio

  12. alejandropena-jenarodiaz dijo:

    El comentario de Pedro es un post en si mismo. Al final, el público reconoce a los verdaderos líderes. Pero en ocasiones, es tarde. Y en la actual situación no hay tiempo que perder. Gracias por la estupenda aportación.

  13. p_nietof dijo:

    Yo a esos jefes les rebautizaría como cheer-leaders (líderes de la animación o del vitoreo). Son lo más parecido a las caras guapas que cada semana vemos en los descansos de los partidos NBA, son los JASG que alguien rebautizó (“Jóvenes Aunque Sobradamente Gilipollas”), son los altos, rubios, guapos, que mean colonia, pero que sólo saben manejar los pompones y pavonearse.
    Esos “cheerleaders” no son nada sin el aplauso del respetable, no son nada sin una coregrafía orquestada por el esfuerzo colectivo de sus subordinados, entre los que se encuentran los verdaderos líderes de la organización.
    Afortunadamente, entre descanso y descanso de estos “cheerleaders”, ¡siempre vuelve el show-time!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s