Un tipo comprometido


Ahora todos piden compromiso. Las empresas a sus directivos, los directivos a sus equipos, y estos a su vez, a su empresa. Pero, ¿qué han hecho cada uno de ellos para fomentar su implicación dentro de la organización? Sin ni siquiera haber cumplido este objetivo, en la actualidad se requiere líderes con implicación en el corto plazo, cuando la falta de entusiasmo, carencia de retos motivadores y el estrés derivado de las condiciones del mercado laboral se han apoderado de las personas. Para lograr un compromiso en cualquier organización y del grupo humano que la conforma, es imprescindible ser fiel a uno mismo, a unos objetivos predeterminados, y a un marco de colaboración con unos principios comunes que todos comprendan. Y que una implicación a corto plazo pueda ser el principio de un compromiso para un largo periodo de tiempo. Sólo trabajando desde la perspectiva del día a día se logrará la meta deseada.

La sencillez de una estrella

La sencillez de una estrella

Ayer cumplía 50 años un personaje excepcional. Una estrella auténtica del deporte americano aunque no lo parezca en la foto.Un líder silencioso. Un tipo comprometido con sus orígenes humildes que llegó a lo más alto, que no es conseguir el título de campeón de la NBA, sino el respeto de los que le conocían. Nunca realizó declaraciones altisonantes, sin extravagancias personales ni actitudes egocéntricas. Un referente de fidelidad a su equipo, a sus compañeros y a su forma de ver la vida.  John Stockton, un ejemplo que no prescribe por tiempo que pase, que aglutinaba, motivaba y transmitía su entusiasmo al grupo. Un ejemplo de discreción, humildad y honestidad. 

Necesitamos tipos comprometidos con el momento que vivimos sin pedir nada a cambio. Un tipo comprometido es el que no tiene que justificar sus actos ante su equipo, porque sus actos se justifican en si mismos. Un tipo comprometido es el que no consiente aduladores, porque lo único que hacen es debilitar al grupo. Un tipo comprometido que no halague a sus jefes, pero que los respete. Y, sobre todo, un tipo comprometido que no tema los retos, que los afronte cara a cara con optimismo…. 

“Al final todo va a acabar bien. Y si no acaba bien… es que no es el final”, de la película El exótico Hotel Marigold.

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en Alto potencial, Artículos, Baloncesto, coach, coaching, Compromiso, Confianza, Credibilidad, Empatía, Entusiamo, Equipo, Intuición, Liderazgo, Motivación, Optimismo, Talento. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Un tipo comprometido

  1. Leo Molina dijo:

    muy bueno, me gusta 🙂

  2. Pingback: Una historia (de reinvención) verdadera | Basket and Talent

  3. dennis dijo:

    Muy apropiado para los tiempos que corren. Deberían leer el blog políticos, periodistas y directivos. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s