La revancha de los novatos


Novato con pajarita y pelota

Las humillaciones que sufría Jeremy Lin eran continuas. O las universidades no le reclutaban por su imagen de empollón asiático, o las chicas no le hacían caso por su “look” de novato de película ochentera, o los grandes “coaches” del baloncesto americano pensaban que su físico no se adecuaba a los estereotipos musculosos de la NBA. No se podían tener más factores en contra para minar su confianza. Hasta que una cadena de coincidencias en forma de traspasos y lesiones, le dan la oportunidad de debutar y triunfar en la liga más exigente del mundo. Nunca se rindió, nunca se relajó; el tesón y la perseverancia fueron sus aliados,  y aprovechar su oportunidad sólo la consecuencia de muchos años de trabajo. Él siempre creyó que llegaría su momento y que cuando encuentras un filón hay que exprimirlo hasta lograr tus objetivosEl resto ya es la historia de sus legendarias actuaciones, que cuentan con detalle los medios periodísticos, volviendo loco incluso al histriónico fan de los New York Knicks y director de cine, Spike Lee. Ahora todos le adoran.

Había perdido su magia“, o “no es base para esta selección española“, clamaba la prensa en grandes titulares. En muchas ocasiones, la huida hacia adelante es la única salida, y Ricky Rubio así lo entendió. Después de un año nefasto, nos decían que su estrella se estaba apagando, cuando la realidad es que su carrera deportiva con 21 años no ha hecho más que comenzar. Los únicos que creían en él eran sus followers en Twitter, que crecían proporcionalmente a las críticas negativas que arreciaban sobre su juego.

Jeremy y Ricky, la crónica de una revancha en forma de reafirmación personal, de creer en uno mismo. Sin declaraciones fuera de tono, sin desquites personales, pero ambos conscientes de su magnetismo apoyado en su talento individual, en el esfuerzo y dedicación de muchos años. El tiempo está de su lado, y el futuro, en sus manos.

En un entorno super profesionalizado, plagado de “gurús” y ojeadores en búsqueda del talento perdido, ¿cuantos Lin o Rubios vagan por equipos o compañías sin que nadie detecte sus competencias personales y profesionales? Y si eso ocurre dentro de grandes y prestigiosas organizaciones, ¿quién se va encargar de localizar perfiles con alto potencial en entornos más complejos como medianas y pequeñas empresas inmersas en la crisis? O lo que es más preocupante, con las cifras actuales de desempleo, ¿quién diferenciará individuos talentosos ante la avalancha de candidatos potenciales?

Lin y Rubio, novatos en acción

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en Adaptación cultural, Artículos, coach, Compromiso, Confianza, Entrenador, Equipo, guru, Jeremy Lin, Liderazgo, Motivación, Optimismo, Promesa, Ricky Rubio, Rising Star, scouting, Talento, Twitter. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a La revancha de los novatos

  1. basketstars dijo:

    Ojalá hubiera más historias como esta. Lin podrá parecer lo que sea, pero el rendimiento en el campo ahí lo tienes, y eso al fin y al cabo es lo que importa. Incluso me atrevo a decir que tíos como Lin o Rubio son mucho mejor personas y hacen más por el buen baloncesto que las grandes estrellas que se creen dioses.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s