Una reflexión sobre talento


Con la colaboración de María Álvez, Manager de Talento de Vodafone España.

El "Oso" Pinone

El “Oso” Pinone

No eres atlético y además te sobran unos cuantos kilos“,  le espetaron a John “Oso” Pinone cuando después de una gran carrera en el baloncesto universitario presentó sus credenciales para jugar como profesional. Él era consciente de sus limitaciones, pero también él  mejor que nadie conocía sus habilidades para este deporte: un juego de pies envidiable y una técnica individual perfecta unida a una inteligencia para interpretar el juego fuera de lo común. Con ese bagaje y una confianza en si mismo ilimitada, cruzó el charco y se convirtió durante nueve años en referencia del Club Estudiantes de Madrid e icono de la mejor afición de basket del mundo: La Demencia”. En el terreno de la empresa, imagina que tu jefe te dice: “Tras la valoración que hemos realizado de tu potencial, considero que no tienes lo necesario para llegar a ser mi sucesor“. ¿Os suena? ¿Os habéis visto en alguna situación similar a lo largo de vuestra carrera profesional? Normalmente, la primera reacción suele ser defensiva:” Hombre, esta es tu opinión“, respondes. Pero ya comienzas a perder confianza en ti mismo que generará miedo por  tu futuro profesional. ¿Y si tiene razón y yo no valgo para esto? ¿Y qué hago yo ahora? Hay muchas formas de neutralizar a buenos profesionales; la más utilizada suele ser minar la seguridad en uno mismo, esto es, convencer a buenos profesionales de su falta de valía. Lo peor de todo es que este ejemplo pone en evidencia algo cada vez más habitual dentro de las organizaciones: la falta de capacidad de ciertos mandos para gestionar el talento en sus equipos. Un estudio publicado por José A. Sainz, “El Club del liderazgo , determinaba que “un superior malo acorta la vida 10 años”… !Qué cada uno haga sus cuentas!

¿Como responder ante este tipo de situaciones? ¿Cual es la mejor defensa? Por una parte busquemos información con feedback adicional al de nuestro jefe. Por otro lado, seamos honestos con el resultado y evaluemos si mis puntos de mejora son los que me están lastrando en la compañía, o hay algo más, y si realmente puedo desarrollar mi máximo potencial en la organización en la que trabajo. Cuesta analizarlo, ¿ verdad? En ese caso, vas por el buen camino. Muchos autores coinciden en un denominador común  del talento: su agilidad para aprender. Sin embargo, hay otra característica que tiene más que ver con la constancia y la perseverancia. En estos tiempos, el encaje perfecto entre persona, su puesto y su carrera ideal no existe, tienen que darse demasiadas coincidencias en el espacio-tiempo. Es el momento para ser prácticos y tomar decisiones…, un cambio a tiempo puede marcar un antes y un después. Seamos realistas y asumamos estas situaciones, como le ocurre Ben Affleck en la película“The Company Men”.

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en Artículos, Baloncesto, Compromiso, Confianza, Equipo, Intuición, Liderazgo. Guarda el enlace permanente.

7 respuestas a Una reflexión sobre talento

  1. alejandropena-jenarodiaz dijo:

    Importantísimo conocer sus puntos fuertes y limitaciones, y, a partit de ahí, con automotivación y confianza en uno mismo se puede tomar cualquier camino y ser dueño del destino.

  2. Guillermo dijo:

    Oportunísimo para los tiempos que corren. No se puede borrar ni pasar por alto una sola frase. Cierre con el trailer, efectista 100%. Tendré que ver la película. Como sois!! Enhorabuena.

  3. sraly dijo:

    Viví durante muchos años en una empresa en la que los puestos eran fijos y la posibilidad de un ascenso se encerraba en dos parámetros: gritar mucho o que el que estaba por encima de tí se fuera. No se valoraba el trabajo personal y la cuantía sobrepasaba a la calidad como medidor de tu altura profesional. Pero en tiempos de crisis el salto al vacío asusta, aunque la autoconfianza, el riesgo y el talento (véase el Oso Pinone, odioso desde mi butaca de caista) debería premiarse, no es siempre así en un mundo, incluído el laboral, en el que los intereses gobiernan.

    Excelente entrada.

    Saludos desde Puertatrás

    • alejandropena-jenarodiaz dijo:

      Gracias Puertatras. Nos gustan especialmente que introduzacas los conceptos autoconfianza y riesgo, ya que pensamos que siempre los debemos tener en mente para nuestro desarrollo profesional y personal.

  4. alejandropena-jenarodiaz dijo:

    Tendremos más colaboraciones especiales de diversos ámbitos para ofrecer un punto de vista variado.

  5. Carlos Pepe dijo:

    Interesante colaboración. Y como anécdota para los más jóvenes recordar que en aquel mundial de Cali, España ganó por primera vez a U.S.A. : ( los Corbalán, Fernando Martín, Epi, Sibilio, Romay …) ; los periodistas del “Nuevo Basket” alucinaban con las mulatas colombianas…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s