Talento veterano o la fuerza de un equipo


La jornada de descanso de hoy en el Eurobasket 2011, que coincide con el quinto aniversario del Campeonato del Mundo en Japón, nos hace mirar hacia el banquillo, y pensar unos minutos en jugadores como Carlos Jimenez o Roberto Dueñas que plantaron la semilla de este equipo. La selección es ahora un árbol con raíces fuertes por que antes hubo personas que plantaron este estilo y que después se moldeó con pequeños detalles de cada uno de sus componentes.

Estos “veteranos” fueron parte fundamental para la composición del equipo, un simple comentario o una mirada de Carlos o Roberto, eran suficientes para zanjar un conflicto o para crear el ambiente adecuado para la consecución de los objetivos perseguidos. Hicieron fuerte y libre al equipo, inmune a las críticas y consiguiendo resultados impensables hace unos años. Puede que no fueran los jugadores más brillantes o conocidos, pero siguen vivos y vigentes sus recuerdos, dejando su huella imborrable en este grupo.

Hace unos días, un excelente profesional nos comentaba que con 41 años se le consideraba un dinosaurio en el mundo de Internet en España. Días después recibía un oferta de una importante compañía de Silicon Valley.

En toda empresa, un buen líder debe detectar las competencias de los trabajadores expertos y analizar el valor añadido que pueden aportar al equipo de trabajo: networking, conocimiento interno de la organización, generación de confianza…, y a su vez, ofrecerles la formación necesaria en caso que se requiera. En numerosas ocasiones, líderes jóvenes y en ocasiones soberbios, ni siquiera valoran a estas personas apartándolas de funciones que podrían realizar perfectamente.

Para estos líderes se dirige la siguiente anécdota: El talentoso jugador de tenis norteamericano Jimmy Connors iba a jugar un importante partido con un bisoño Andre Agassi. En la rueda de prensa previa al mismo, Agassi, nacido en la ciudad de Las Vegas, comentó que era imposible perder el partido ya que “Connors podría ser su padre por su edad”. El veterano jugador le contestó sin pestañear que “era muy factible que fuera su padre, ya que había jugado numerosos torneos en Las Vegas“. Era de sobra conocida la fama de ligón del legendario jugador.

El legendario Connors

Y para finalizar, animar a todos los talentos veteranos de las empresas con la banda sonora de la estupenda película actualmente en la gran pantalla, Super 8, con temazos de los años 70 de Blondie, E.L.O., The Cars o el pegadizo “My Sharona” de The Knack.

 

Acerca de Alejandro Peña

http://www.linkedin.com/profile/view?id=46078642&trk=tab_pro
Esta entrada fue publicada en Artículos, Baloncesto, Compromiso, Confianza, Credibilidad, Liderazgo, Talento. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Talento veterano o la fuerza de un equipo

  1. Pingback: Mujeres y pelotas (II): Ancianas intrépidas | Basket and Talent

  2. Pingback: Los miedos. | Basket and Talent

  3. PedroFPD dijo:

    Enhorabuena Alejandro-Jenaro, amigos, por vuestra iniciativa. Cuestiones de mucho calado las que se apuntan en el blog…seguramente pocos deportes tan extrapolables a la filosofía de la vida como el baloncesto, ya lo decía Novosel: al fútbol se juega con los pies, al balonmano con las manos y al baloncesto…con la cabeza.
    Yo me pongo del lado del talento auténtico y desatado de los jóvenes. Admiro el desafío descarado de Agassi (aunque seguramente no era más que una “boutade” porque Agassi respetaba a Connors con quien había hecho sus primeras prácticas en la academia de Bolletieri), y seguro que aquel día ganó a Connors. Fe en uno mismo.
    No tengo otro equipo en mis altares que la Jugoplastica del 89 (Perasovic 24 años, Pavicevic 21, Kukoc 20, Tabak 19, Savic 22, Radja 22) que barrió al Barça de Solozábal, Epi, Sibilio, Norris, Jiménez, y al Maccabi de Magee, Barlow y Jamchy, al grito de Maljcovic (35 años): “Ustedes son lo mas grande que vi en mi vida. Salgan a la cancha y jueguen duro. No se dejen matar. Ustedes son capaces de ganarlo todo siempre que se lo propongan”. Irrepetibles.
    Como soy del Barça no voy a hacer sangre con el despegue de nuestra selección de fútbol tras librarse de su gran dinosaurio que empieza por “R”, pero vamos…
    Veteranía e inmovilismo duermen en la misma cama. Y creo que el talento solo sobrevive a la edad si va acompañado de inconformismo, valentía y trabajo. Agassi es precisamente uno de los grandes ejemplos de ello…yo no se nada de tenis, pero creo que el resto y la volea son de talento puro porque se ejecutan sin poder pensar, y Agassi a los 40 seguía teniendo el mejor del circuito.
    Así que veteranos del mundo: cuidadín.
    Hasta la próxima.

  4. Carlos dijo:

    La juventud tiene la energía, pero a veces es necesario algo más para que no se convierta en arrogancia.

    En la empresa, pensamos que la juventud por su bajo coste, su necesidad de hacerse con un hueco profesional y estar más cerca de las tendencias o la última tecnología, son claves para el avance de un equipo. Que los veteranos son trastos viejos a apartar o liquidar. La veteranía o la experiencia se transforman en estabilidad, en conocer, al menos, de dónde venimos, nuestra historia y herencia. Dan idea de hacia donde podemos ir, porque lejos de fascinarse con el “next shiny object”, un veterano sabe que la historia es cíclica y que “no hay nada nuevo bajo el sol”. Que al final, la tecnología, las modas evolucionan y pasan. Que los jóvenes bien orientados convierten la energía en experiencia valiosa para quien viene detrás..

    Todo es cíclico, sino preguntemos a un anciano fallecido en 322 a. C., Aristóteles y comparemos sus enseñanzas con muchos de los libros sobre presentaciones y comunicación. Sus palabras siguen vigentes y vivas en mucha “literatura” empresarial casi 25 siglos después.

    Cada día, con nuestro trabajo y acciones creamos un legado. Si queremos que nos respeten de mayores, debemos respetar y aprender de quienes nos precedieron.

    Un último consejo: échale un ojo a este libro: Wisdom: The Greatest Gift One Generation Can Give To Another.

  5. M. A. M. dijo:

    Interesante reflexion, seguimos identificando talento con relativa facilidad cuando lo realmente importante es como aseguramos su maximo desarrollo.
    Enhorabuena por la iniciativa
    MAM

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s